¿Publicidad convencional o marketing experiencial? | Madison Perú

La publicidad convencional ya no funciona tan bien como antes. Ante un escenario con semejante ruido informativo, las marcas tienen especialmente complicado acercarse a su público objetivo y mucho más aún que su mensaje cale en ellos.

Por su parte, los usuarios ahora tienen multitud de opciones entre las que elegir. Su tendencia es buscar información y comparar antes de decantarse por un producto o servicio de determinada marca. Los públicos objetivos son ahora más exigentes con las marcas y optan por consumir aquellas opciones cuyas compañías les transmitan unos determinados valores.

En este nuevo ecosistema social y publicitario hay un tipo de marketing que se ha convertido en el aliado de grandes marcas como Coca-Cola, Starbucks, Red Bull o Apple: el marketing experiencial.

El marketing experiencial o marketing de emociones es una disciplina dentro del marketing que se centra en provocar emociones en el público. Este tipo de estrategias buscan generar experiencias positivas en sus públicos, ir más allá de transmitir un simple mensaje. Dejan de lado aspectos como las características físicas o los beneficios del producto y se centra en las experiencias que el cliente es capaz de experimentar o vivir con la marca.

¿Cuáles son las claves del marketing experiencial?

  • Comunicación más personalizada. Como decíamos, el marketing emocional apela a las emociones de las personas. Busca que el público se sienta identificado con la marca y eso requiere llevar a cabo una comunicación mucho más personalizada que la que se lleva a cabo en la publicidad convencional. Este tipo de campañas generan más engagement que las campañas de publicidad tradicionales.
  • Beneficio significativo para el consumidor. Si queremos que nuestro público objetivo consuma nuestros productos o servicios tenemos que ofrecerle algo distinto a lo que le ofrece nuestra competencia, un beneficio real y emocional que le acerque a nuestra marca.
  • Diálogo personal entre el consumidor y la marca. Como ya hemos contado en este artículo, el marketing emocional deja de lado características físicas o los beneficios del producto y se centra en las experiencias que el cliente es capaz de experimentar o vivir con la marca.
  • Implicar al consumidor. En este tipo de acciones debemos implicar al consumidor, llamarlo a la acción.
  • El objetivo final es convertir al consumidor en agente de la marca, en “evangelizar” para que cada usuario funcione como ente publicitario.

Marketing experiencial en eventos

Los eventos experienciales son una oportunidad ideal para transmitir los valores de marca a los consumidores y así crear una relación más cercana, intensa y duradera con ellos. La decoración, el catering, la música e incluso el aroma utilizados forman parte de la experiencia de marca que viven los asistentes al evento.

Según un estudio, cerca de un 80% de los millennials afirman que relacionen muchos de sus mejores recuerdos con eventos experienciales. Un evento de marca diseñado con un fuerte componente experiencial crea oportunidades para que los consumidores asistan con amigos y generen recuerdos duraderos.

Este tipo de eventos implican una importante inversión, pero también generan un gran retorno de la inversión (ROI). Cuando los consumidores están entusiasmados con una experiencia vivida, gastan más. Es por ello que los eventos experienciales están directamente relacionados con las ventas. La asociación de la marca con un evento en vivo genera más seguidores de la marca, mayor visibilidad en redes sociales y la creación de relaciones duraderas con los consumidores.

2020-02-13T15:06:51-05:00febrero 13th, 2020|
Ir a Arriba