La revolución de la nube en los Centros de Relación con el Cliente

[fusion_builder_container hundred_percent=»no» hundred_percent_height=»no» hundred_percent_height_scroll=»no» hundred_percent_height_center_content=»yes» equal_height_columns=»no» menu_anchor=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» status=»published» publish_date=»» class=»» id=»» background_color=»» background_image=»» background_position=»center center» background_repeat=»no-repeat» fade=»no» background_parallax=»none» enable_mobile=»no» parallax_speed=»0.3″ video_mp4=»» video_webm=»» video_ogv=»» video_url=»» video_aspect_ratio=»16:9″ video_loop=»yes» video_mute=»yes» video_preview_image=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» margin_top=»» margin_bottom=»» padding_top=»» padding_right=»» padding_bottom=»» padding_left=»»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ layout=»1_1″ spacing=»» center_content=»no» link=»» target=»_self» min_height=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»» background_color=»» background_image=»» background_image_id=»» background_position=»left top» background_repeat=»no-repeat» hover_type=»none» border_size=»0″ border_color=»» border_style=»solid» border_position=»all» border_radius=»» box_shadow=»no» dimension_box_shadow=»» box_shadow_blur=»0″ box_shadow_spread=»0″ box_shadow_color=»» box_shadow_style=»» padding_top=»» padding_right=»» padding_bottom=»» padding_left=»» margin_top=»» margin_bottom=»» animation_type=»» animation_direction=»left» animation_speed=»0.3″ animation_offset=»» last=»no»][fusion_imageframe image_id=»5125|full» max_width=»» style_type=»» blur=»» stylecolor=»» hover_type=»none» bordersize=»» bordercolor=»» borderradius=»» align=»center» lightbox=»no» gallery_id=»» lightbox_image=»» lightbox_image_id=»» alt=»» link=»» linktarget=»_self» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»» animation_type=»» animation_direction=»left» animation_speed=»0.3″ animation_offset=»»]https://madisonmk.pe/madisonmk.pe/wp-content/uploads/2019/06/Cloud-600×450.jpg[/fusion_imageframe][fusion_text columns=»» column_min_width=»» column_spacing=»» rule_style=»default» rule_size=»» rule_color=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»»]

Las aplicaciones de la nube en el campo empresarial han supuesto una importante transformación en los modelos productivos de las diferentes industrias del mundo. El sector de la atención al cliente no es ajeno a esta nueva herramienta y los centros de atención locales más tradicionales están dando un giro hacia el trabajo en la nube. En este post vamos a hablar de las principales ventajas que aporta esta solución, disponible como servicio.

Un software de atención telefónica profesional en la nube nos permite implementar un modelo de trabajo que mejora la interacción con los usuarios, incrementando la satisfacción del cliente, objetivo principal de las empresas de relación con el cliente. Trabajar en la nube permite a las empresas ser mucho más ágiles, escalables e innovadoras.

Principales ventajas:

  • Despliegue rápido y facilidad de implementación

Las soluciones nativas en la nube permiten a las empresas adaptarse con mayor agilidad a las necesidades cambiantes de los clientes y la implementación de este servicio puede ocurrir en tan solo unas semanas. Los contact center basados en la nube no requieren la instalación de nuevos equipos ni nuevo hardware. Además, la implementación de dichos sistemas es rápida y no hay problemas en los procedimientos de configuración en el entorno comercial de las empresas.

  • Facilidad de uso, sistemas ‘friendly’

Cuando hablamos de facilidad de uso no nos referimos únicamente a tener una interfaz atractiva. Los centros de relación con el cliente pueden aumentar la productividad de sus agentes y su eficiencia operativa a través de una solución que no requiere innumerables horas dedicadas a TI. Los cambios se pueden hacer ‘sobre la marcha’ y las nuevas capacidades se pueden aprovechar con unos pocos clics. Por otro lado, el uso de contact centers basados en la nube permite a los usuarios acceder sin problemas a los sistemas con la ayuda de una conexión a Internet y ofrecer experiencias de alto nivel a los clientes en cualquier lugar y en cualquier momento. Las soluciones basadas en la nube se caracterizan por un diseño fácil de usar y centrado en el usuario.

  • Alojamiento de grandes cantidades de datos

A medida que se agreguen capacidades adicionales al centro de contacto, como analítica avanzada, se precisará que se almacenen más datos para después conectar los puntos relevantes.

  • Flexibilidad y escalabilidad

Los contact center en la nube se pueden adaptar fácilmente a las necesidades específicas de cada cliente para obtener los mejores resultados comerciales.

  • Servicio de atención al cliente 360

Ésta es, sin duda, una de las ventajas más importantes: la posibilidad de ofrecer al cliente un servicio de atención 24/7, con acceso desde cualquier dispositivo con Internet.

  • Medición y supervisión del rendimiento

Gracias a la nube, las empresas pueden centrar sus esfuerzos en mejorar el rendimiento eficiente de sus agentes de atención, lo que redundará en una mejora de la productividad y excelentes niveles de calidad del servicio.

  • Integración con los softwares corporativos

Los centros de llamadas dependen normalmente de múltiples sistemas de software que incluyen CRM, generadores de scripts de llamadas y tickets de asistencia. Los contact center en la nube ofrecen integraciones con un solo clic con las herramientas comerciales corporativas. Esto proporciona una experiencia de agente enriquecida que reduce la redundancia de datos y maximiza la eficiencia y la productividad.

  • Mayor productividad

Por último, no podemos olvidar que la nube ofrece un valioso proceso de monitoreo de llamadas a través del cual los agentes pueden trabajar con un solo panel de control integrado mediante tecnología basada en la nube.

Las empresas actuales demandan tecnologías ágiles que les permitan tomar decisiones de forma receptiva, con el mayor número de datos (cuantitativos y cualitativos) posible. En este sentido, la nube se está convirtiendo en un entorno de trabajo muy demandado al ser capaz de almacenar un gran volumen de datos, implementarse con facilidad, aceptar cambios a golpe de clic (no código) y proporcionar un servicio 24/7. Como resultado, el cliente experimenta una experiencia mucho más agradable, ágil, sencilla, con menores problemas de servicio, lo que redundará en una mejora del resultado económico empresarial.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio